miércoles, 4 de mayo de 2011

TETRAFARMAKÓN

Tetrafarmakón viene del griego τετραφάρμακον. La palabra se compone de τετρα (tetra) que significa "cuatro"; y φάρμακον (pharmacon) que en español da fármaco y que significa en griego antiguo sustancia purificada que puede ser tanto medicina como veneno o hechizo. Quizá por la conciencia de que según la dosis puede resultar terapéutico o provocador de enfermedad.
          El término tetrafarmakón se debe a la escuela de Epicuro, y designaba con él el cuádruple remedio. Es decir, la medicina que viene a curar los cuatro miedos fundamentales de la vida: a la muerte, al dolor, al destino y a los dioses. Esta cura era fundamental para alcanzar la atraxia y la felicidad.
          Epicuro trató de combatir el miedo a la muerte mediante un famoso argumento filosófico: «A la muerte no hay que temerla, pues cuando estamos vivos no tenemos sensación de la muerte y, por tanto, no la sentimos. Y cuando estamos muertos, no tenemos sensación alguna y, por tanto, tampoco la sentimos». No hay que temer al dolor. Cuando es intenso dura poco y cuando dura más tiempo es menos intenso. En ambos casos es soportable. Si el dolor fuese muy intenso y duradero moriríamos. Pero a la muerte, fin de todo dolor, no hay que temerla como ya vimos anteriormente. No debemos temer el futuro. Nuestro destino no está "escrito", y si lo estuviera, no podríamos saber qué sucederá. El cuarto miedo que Epicuro combatió fue el miedo a los dioses, a sus enfados, castigos y represalias. Para ello, Epicuro trató de convencer a la gente de que los dioses, en el supuesto de que existan (pues Epicuro lo pone en duda), deberían de ser tan perfectos que no se preocuparían por los insignificantes asuntos humanos. Y mucho menos para castigarnos.

Ver video ilustrativo: "Epicuro y el tetrafarmakón"

No hay comentarios:

Publicar un comentario