domingo, 1 de mayo de 2011

CAOS Y COSMOS

La palabra caos  viene del griego χάος (Chaos).
          Según Werner Jaeger en su obra "La teología de los primeros filósofos griegos" en un pasaje de la Teogonia de Hesiodo muestra que el caos no es nada más que el espacio que se abre como un bostezo entre la Tierra y el Cielo. Pues según Jaeger la idea del caos pertenece a la herencia prehistórica de los pueblos indoeuropeos; pues la palabra está relacionada con kasko, (bostezo). En la Física habla Aristóteles del Caos como de un espacio (topos) vacío. Siguiendo a Jaeger la idea corriente del caos como algo en que todas las cosas están confusamente mezcladas es un perfecto error; y la antítesis entre el caos y el cosmos, que descansa sobre esta noción inexacta, es simplemente una invención moderna.
          La palabra cosmos procede del griego κόσμος (Cosmos).
          A su vez la palabra griega está derivada del verbo κοσμέω que se encuentra en la Ilíada de Homero con el significado de "ordenar". En el Canto II (verso 555) leemos sobre el caudillo ateniense Menesteo: "No había nacido aún el terrestre que compitiese con él en ordenar (κοσμῆσαι) caballos y guerreros, portadores de escudos." También significa ornamento. Quizá por la relación entre el orden y la belleza. De cosmos viene la palabra españolas cosmética, por ejemplo. No obstante, parece que fue Pitágoras el primero en utilizar el término Cosmos para describir el orden y la armonía inherentes a un universo regido por unas leyes cognoscibles e inteligibles por el hombre a través del número y la geometría. El cosmos sería entonces un todo ordenado y por ende bello (ornamentado) gracias al orden latente de naturaleza matemática. Cuando hoy hablamos del cosmos lo consideramos sinónimo de universo. No obstante, universo es una palabra de origen latino que nos indica hacia (versus) unidad (uni). La palabra universo está más de acuerdo con la física moderna que busca leyes unificadoras que rigan en todo el mundo físico. Mientras que el cosmos apunta más bien a una totalidad ordenada e incluso jerarquizada (la región terrestre y la región celeste en Atristóteles, por ejemplo, que poseían diferentes naturalezas)
          No obstante, y a pesar de Jaeger, caos y cosmos (cuando no apela al universo) se suelen relacionar en el lenguaje popular y a veces en el fiósofico o científico, como términos opuestos que básicamente se traducirían como desorden y orden respectivamente.

3 comentarios:

  1. muchas gracias por publicar estos interesantes conocimientos sobre el origen de las palabras, que es como hablar del origen del hombre y de su psicología como "ser pensante"

    ResponderEliminar