domingo, 15 de mayo de 2011

PNEÛMA

Pneûma viene de πνεῦμα, (soplo, viento; aliento, respiración; espíritu o soplo divino). Tiene su origen en el verbo pneo πνέω (soplar, resoplar o respirar).
          El vocablo tiene una larga tradición y un amplio campo significativo. Desde que los discípulos de Hipócrates de Cos empiezan a escribir sus enseñanzas y ampliarlas con su experiencia en el S.IV a. C., hasta aproximadamente el año 100 a.C. (fecha del último escrito del corpus hipocrático), se gesta la teoría de los cuatro humores (χυμός en griego) que intervenían en el equilibrio corporal. En este contexto el pneûma es el soplo vital o principio que anima todas las partes del cuerpo.
          En filosofía Anaxímenes consideraba que el pneûma,  entendido como soplo vital pero también como aire, es el arché o principio de todas las cosas. De él ha salido todo por condensación y rarefacción. El aire domina y mantiene unido al Cosmos de la misma manera que el alma lo hace con el cuerpo. Este primer principio tiene la capacidad de pensar, indispensable para gobernar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario