viernes, 23 de noviembre de 2012

DIALÉCTICA

La palabra dialéctica viene del griego διαλεκτικός (dialectikós). Διάλεκτος, estaría compuesto del prefijo διά (diá), 'a través de', y λεκτός (lectós), un participio del verbo λέγω (légo), que significa  'conversar'.

Λεκτός (lectós), en su forma neutra λεκτόν (lectón) tiene un significado similar a λόγος (lógos), que también derivaría de λέγω (légo), siendo por lo tanto similares en significado las palabras διάλεκτος (diálectos) y διάλογος (diálogos).

La palabra dialéctica se refiere entonces al arte de la argumentación y contra argumentación por medio de la palabra en cualquier proceso discursivo.

La dialéctica es el método que emplea Platón en sus diálogos para llegar a las Ideas. Se inspira en la mayéutica socrática y constituye la actividad propia del filósofo situado ya en el grado de conocimiento de noesis (pero no propio todavía para los matemáticos aún en el grado de dianoia). La dialéctica platónica es el proceso discursivo que pretende elevarse desde el mundo físico hasta el mundo de las Ideas. Y una vez allí, ir de un nivel de Ideas inferiores hasta otro superior para finalmente alcanzar la Idea de Bien. A veces Platón llama dialéctica solo al proceso discursivo que asciende de un nivel de ideas inferiores hasta otro superior.

En un sentido más amplio la dialéctica consiste en contraponer ideas o enunciados bien fundamentados según los principios de la lógica a otros igualmente fundamentados y demostrables. Y a través de esa tensión, a modo de una lucha verbal y lógica, poder llegar a conclusiones fiables.

La dialéctica se configuró en la Edad Media como una disciplina metodológica a estudiar. Así en las universidades medievales formaba parte del Trivium (conjunto de tres disciplinas metodológicas de estudio ineludible para cualquier saber: Gramática, Retórica y Dialéctica).

En el siglo XlX el término dialéctica adquiere un sentido propio en el ámbito de la filosofía idealista alemana. Hegel considera que la dialéctica es la ley lógica que rige el desarrollo de la realidad, que es de naturaleza espiritual y racional. La dialéctica es también la forma en la que el hombre, que es un ser racional, puede entender la realidad  y el desarrollo del Espíritu. De modo simplificado la dialéctica hegeliana propugna que en cualquier situación hay un estado de cosas (afirmaciones, saberes, postulados) fundamentadas y mantenidas, que es lo que llamamos tesis. Pero a la tesis se opone una negación o antítesis. Del enfrentamiento entre tesis y antítesis surge una síntesis que normalmente incorpora aspectos de la tesis anterior y de su antítesis. Esta síntesis se constituye en nueva tesis, que sucesivamente se enfrentará a una antítesis y generará una nueva síntesis. Así sucesivamente. Karl Marx retoma la dialéctica hegeliana, pero en un sentido puramente materialista-económico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario