sábado, 26 de octubre de 2013

TROPO

Del latín "tropus" que traduce, a su vez, el griego τρόπος "trópos" (etimológicamente, vuelta, manera, melodía). La palabra griega viene de la raíz indoeuropea *trep- (girar, voltear). El término tiene un doble significado, según se aplique al campo de la gnoseología o la retórica.
      En la filosofía antigua el término "tropos" fue utilizado por los filósofos escépticos refiriéndose con él a los modos de argumentación que ponen de manifiesto la imposibilidad del conocimiento y, por consiguiente, la necesidad de suspender el asentimiento en el juicio. Los cambios y modificaciones a que están sujetos nuestros juicios fueron recogidos en los diez tropos atribuidos a Enesidemo de Cnosos en su obra "Esbozo del pirronismo" en los que se resumen los principales argumentos utilizados por los escépticos en la antigüedad para demostrar la inconsistencia de las tesis defendidas por los filósofos dogmáticos (todos aquellos que defendían alguna doctrina): el de según la diversidad de los animales, el de según la diferencia entre los hombres, el de según las diferentes constituciones de los sentidos, el de según las circunstancias, el de según las posiciones, distancias y lugares, el de según las interferencias, el de según las cantidades y composiciones de los objetos, el de a partir del con relación a algo, el de según los sucesos frecuentes o los raros, y el de según las formas de pensar, costumbres, leyes, creencias míticas y opiniones dogmáticas. Posteriormente Sexto Empírico los redujo a tres: el que se basa en el sujeto que juzga, el que se basa en el objeto que se juzga y el que se basa en ambos. A su vez estos tres se retrotraen al de "con relación a algo", que es el más general.
      En el ámbito de la retórica, se denomina tropo a la figura retórica que consiste en utilizar las palabras con un significado distinto al que propiamente les corresponde, pero con el que se puede establecer alguna conexión, semejanza o concordancia. En este sentido, los principales tropos son la metonimia y la metáfora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario